Menú

 

La ropa es la mejor opción para proteger a los niños del sol, dicen los expertos. Sin embargo, al igual que las cremas, no todos los tejidos frenan igual los rayos solares y sus efectos, que van desde el envejecimiento y la aparición de manchas en la piel hasta un posible cáncer. La lycra de poliester es considerada una tela técnica por su composición y entramado. Por eso la utilizamos en las lycras UV para bebés. por lo que veremos a continuación, si les queda ajustada al cuerpo, también funcionan como ropa térmica para mantener el calor que genera su cuerpo, dependiendo de las condiciones externas (si se usa al aire libre o con abrigo encima)

Porosidad

"El nivel de protección que ofrece una prenda frente al sol depende de tres factores: el entramado del tejido, el grosor del hilo y el tinte", señala a BBC Mundo José Aguilera Arjona, del Departamento de Medicina y Dermatología de la Universidad de Málaga, en España.

"No es lo mismo un pantalón vaquero (jean) de hilo grueso que un vestidito de verano", matiza.

Y en eso ahonda su investigación New Advances in Protection Against Solar Ultraviolet Radiation in Textiles for SummerClothing (Nuevos avances en los textiles de la ropa de verano para la protección contra la radiación ultravioleta), publicado por la Sociedad Estadounidense de Fotobiología (ASP, por sus siglas en inglés) 

"El entramado del tejido puede ser más o menos tupido, dependiendo de la distancia entre los hilos", explica Aguilera.

En las imágenes de microscopio de los distintos tejidos incluidas en el estudio, las diferencias de porosidad se hacen evidentes.

"El entramado menos tupido es el de las camisas de lino, ya que es en forma de colador", explica el experto.

"Por lo tanto, pueden proteger apenas como una crema de factor 10".

Las camisetas de algodón, por su parte, pueden llegar a resguardar de los rayos ultravioleta como una crema de factor 40, ya que su entramado es más compacto. Y más aún los polos, el equivalente a una crema con un filtro de 200, dice el experto.

Convección

"La gente tiene la idea de que la ropa blanca es mejor porque refleja la luz solar, mientras que la negra la absorbe y la transforma en calor", le explica a BBC Mundo Arturo Quirantes, profesor de la Universidad de Granada, España y autor del blog de divulgación científica "El profe de Física".

 
Sin embargo, esta noción no toma en cuenta un factor importante: el hecho de que nuestro cuerpo también genera calor.

"Nosotros emitimos energía térmica. Si llevamos ropa blanca, el calor que emitimos rebota contra la tela y no puede salir", dice el científico.

"En cambio si la tela es negra, lo absorbe. Y si corre brisa, ésta se lleva el calor por convección, que es un mecanismo eficiente para mantenernos frescos".

 

Variables

Si modificamos un par de factores, como por ejemplo la presencia o falta de viento, o si la ropa es suelta o ajustada, la cosa cambia.

Si no hay viento y usamos una camiseta ajustada, lo mejor, en ese caso, es que sea de color blanco, para que rebote el calor.

¿Y el rojo, el verde, el amarillo o el azul?

En realidad, "se habla básicamente de blanco y negro por que son los extremos" de la escala, explica el profesor de Física.

"Un objeto se ve blanco porque refleja toda la luz que le llega. El negro, al contrario, lo absorbe todo y no emite nada".

"En medio hay toda una gama de colores".

Cuanto más oscura sea la ropa, concluye, más calor absorberá y reflejará menos. Y cuando más clara, hará exactamente lo contrario.

"Cubrirnos con ropa tiene muchas ventajas: ahorramos crema solar y evitamos descuidar ciertas partes", añade.

 

 

Nueva y seca

Si son de colores oscuros, el filtro aumenta, ya que la tinta se adhiere a los hilos y los vuelve más gruesos, disminuyendo así la distancia entre ellos.

Aunque la eficacia fotoprotectora de estas prendas depende también del estado en el que se encuentren.

Esto es, "si una camiseta de algodón está muy usada y gastada, su entramado se habrá debilitado y bloqueará menos los rayos de sol", dice.

Además, si está mojada el filtro será menor.

"Los rayos de luz entran en el tejido mojado de forma más directa y se dispersan. Además, el agua hace un efecto lente".

Aunque esto solo afecta a las camisetas de algodón y no a las técnicas, las fabricadas con poliéster específicamente para hacer deporte.

De acuerdo al experto, éstas últimas son las que más cuidan la piel del sol.

"A pesar de ser transpirables, por el diseño de su tejido apenas dejan pasar la luz", aclara.

 

 

Fuente https://www.bbc.com/mundo/noticias-40303560