Menú

Cuarto del bebé

Ropa de cunaPara ayudar al bebé a dormir cómodo y seguro, tenemos que asegurarnos de que no tenga mucho frío ni mucho calor, que esté sequito y en un ambiente libre de insectos. Para eso podemos reforzar la absorción de los pañales, usar un cubre colchón respirable y cubrir la cuna con tul mosquitero. Para evitar que se destape, las bolsas de dormir son súper útiles, permiten levantar al bebé y cambiarlo sin desabrigarlo. Y no olvidemos su muñeco de apego, que brinda una sensación de acompañamiento, confianza y protección al bebé *

Tabla de abrigo. Sábanas, mantas tejidas y bolsas de dormir

como abrigar al bebe para dormirMás de 26 grados C: Sábana para bebé

Entre 22 y 25 grados C: Bolsa de dormir tejido simple

 Entre 16 y 21 grados C: Bolsa de dormir tejido doble o Bolsa de dormir con guata

• Los bebés no necesitan dormir en una habitación caliente; la calefacción prendida toda la noche no es necesaria casi nunca.

• La temperatura ideal de la habitación es de 19ºC

• Demasiado abrigo aumenta el riesgo de muerte súbita https://www.sids.org/. Los bebés pueden tener calor porque están muy abrigados o porque la habitación esté muy caliente.

• Si el bebé está sudando o tiene la barriga caliente, hay que quitarle parte del abrigo.

• No importa si tiene las manos o los pies fríos; esto es normal.

• Es más fácil ajustar la temperatura abrigando al bebé con mantas finas, no gruesas.

• En verano, si hace mucho calor es suficiente con una sábana. 

• En cuanto se entre a un lugar cerrado (casa, autobús, coche o tren), hay que quitar al bebé el gorro y/o la ropa de abrigo, incluso si esto supone que el bebé se despierte

• Los bebés no deben dormir nunca con bolsa de agua caliente ni con manta eléctrica; tampoco cerca del radiador ni expuestos a la luz solar

 

¿Qué es el muñeco de apego?


El muñeco o trapito de apego es aquel objeto especial para el bebé, indispensable a la hora de dormir o cuando necesita consuelo y que, de alguna manera, representa a la mamá, dándole seguridad.

La función de este objeto es darle una sensación de acompañamiento, confianza y protección al bebé. Y no se trata de cualquier muñeco o trapito, sino de uno en particular al que el bebé le otorga protagonismo y que lo ayuda a transitar la etapa en la que pasa de la dependencia, de una sensación de fusión con su mamá, a una mayor autonomía. Por eso también se lo llama “objeto transicional”.

No necesariamente el objeto transicional es un juguete, peluche o trapito, muchas veces puede ser el camisón de la mamá, una mantita, algún pañuelo de ella o también una acción en particular, como cantarse a sí mismo antes de dormir. Lo que lo distingue de entre otros objetos o acciones es que le permite al bebé tolerar la separación de la mamá con más calma y tranquilizarse ante su ausencia. Es decir, lo ayuda a independizarse emocionalmente.


¿A qué edad suele aparecer? 
Por lo general, el muñeco de apego aparece entre los 7 u 8 meses, justamente cuando el bebé transita por la conocida como “crisis” o “angustia del octavo mes”, en la que se reconoce como un ser independiente a su mamá.

Este objeto de apego lo ayuda a superar ese momento, así como otras nuevas experiencias, por eso hay que respetarlo como tal. Aunque el apego del niño a este objeto puede aumentar a eso de los 2 años, cuando va viviendo nuevas experiencias en las que necesita de su muñeco o trapito para sentirse más seguro, como por ejemplo el comienzo del jardín, conocer nuevas personas, etc., lo más probable es que entre los 3 y 4 años, aproximadamente, el muñeco de apego vaya perdiendo protagonismo y pase de la cama a la repisa con los demás juguetes, pero esto depende de cada chico.


¿Lo pueden elegir los padres?
En realidad, los padres le ofrecen al niño una variedad de juguetes u objetos y, de entre ellos, el bebé elige aquel con el que se sienta más apegado.

Por lo general, se trata de un objeto suave y placentero para el bebé, que todavía está en una etapa de succión en la que el conocimiento de los objetos se da a través de la boca. Uno no puede imponérselo, solo presentarle opciones entre las que él, en algún momento, elegirá una otorgándole ese carácter mágico y especial.